A pesar de que mi vida profesional se desarrolló como guionista  de televisión para dar más tarde el salto a la realización audiovisual, la fotografía siempre estuvo presente en mi vida. En un principio como una afición clásica de álbum familiar y viajes. Será en el año 2012, aproximadamente, cuando realmente comencé a indagar en una fotografía más personal en la que paulatinamente fui cuajando un lenguaje y una interpretación de mis afanes y obsesiones. Y  ahí fue donde nació mi vocación por la fotografía de calle. Si a esto le sumamos mi acervo como guionista, es decir, la necesidad de contar historias y mi experiencia como realizador, la adaptación al formato fotográfico surgió de un modo muy natural.
Back to Top